Prueba este menú definitivo para bajar de peso y sorpréndete con los resultados

Olvídate de esas dietas estrictas que lo único que hacen es restringir todo lo que amas. Con este régimen harás disfrutar a tu paladar sin engordar un gramo. ¡Dile adiós a ese injusto miedo a la balanza y dile hola a esta nueva forma de comer!

La dieta de la Luna, la del astronauta, la de la manzana… ¡Basta! Yendo y viniendo de dieta en dieta no lograrás jamás tu objetivo: el de verte bien, aprender a comer y mantenerte en forma por el resto de tu vida. Y no, no es tan difícil como crees, solo debes acomodar algunos aspectos que te aseguramos que no vas a extrañar.

Aquí te vamos a dar un menú de dieta ideal para personas que a diario se dicen al espejo: “necesito adelgazar, ¡pero no sé qué puedo hacer!”. Y como verás a continuación, no es un futuro calvario sino todo lo contrario, te estoy brindando la clave del éxito para que tu tratamiento para adelgazar sea 100% efectivo.

 

¿Por dónde empezar?

Como bien sabes, en toda dieta hay cosas que vas a tener que dejar de comer. La buena noticia es que no es para siempre, sino hasta que te desintoxiques de eso que tanto te gusta y que te ha estado esclavizando. Por ejemplo: las harinas, el alcohol, los azúcares refinados son alimentos que puedes dejar de consumir todos los días y tenerlos para un gusto una vez por semana. Esta clave es fundamental, lo demás es orden y creatividad.

Por último: si eres vegetariano o vegano, te recomiendo que mejor sigas esta dieta [Atención vegetarianos y veganos: ¡bajar de peso nunca resultó tan fácil!]. Estoy segura que también te gustará.

 

¿Qué menú me propones?

En mi trabajo como nutricionista he lidiado con varios casos en donde parece que la solución es una montaña imposible de mover: la rutina laboral, los hijos, la falta de tiempo para esto o aquello. Pero al fin y al cabo son todas excusas. Entiendo que muy probablemente has realizado dietas muy restrictivas que te han restado vida social y tiempo, pero un buen menú de dieta para adelgazar no tiene por qué ser así.

Lo que te propongo es un orden. Comer todos los días más o menos a la misma hora, intentar ser una persona variada con sus gustos e incorporar alimentos que no consumes normalmente para darle más sabor a la prueba.

 

He aquí un ejemplo básico:

Desayuno: un yogur desnatado del sabor que prefieras con la fruta que tengas (incluso una banana chica) y una infusión con leche. Si no quieres fruta, puedes agregar un omelette con un sólo huevo y una rodaja pequeña de queso desnatado.

Media mañana: una infusión acompañada de dos rodajas de jamón y dos rodajas de queso magro sin TACC (apto para celíacos). Y si ya no quieres más queso, una porción de 30 gr. de frutos secos.

Almuerzo: Un trozo de la carne que más te guste (pollo, res, pescado) con ensalada de lo que prefieras, menos tubérculos como la papa o la batata, o legumbres. En lo posible elige verduras de hojas verdes en mayor proporción, y luego incorpora pepino, tomate, etc. De postre puedes comer una porción de alguna de estas deliciosas recetas dulces [¿Antojos de algo dulce? Prueba estos 5 deliciosos y nutritivos postres bajos en calorías].

Colación: Si el almuerzo no fue suficiente para llegar hasta la cena sin hambre, puedes probar consumir una porción de queso fresco desnatado y una fruta mediana.

Cena: Aquí puedes comer legumbres pero sin mezclarlas con carne. Puedes hacer un estofado de verdura y legumbres o, si hace calor, una ensalada de hojas verdes y legumbres. De postre, puedes consumir una barrita de chocolate amargo de un mínimo de cacao del 70%. Busca la mejor marca de chocolate amargo que tengas en tu lugar de origen y verifica que no lleve azúcar.

 

¡Pero dijiste que no iba a ser restrictiva!

Calma, que esto aún no ha terminado. En principio toda dieta va a resultar levemente restrictiva, y de hecho, aquí has encontrado opciones como por ejemplo el chocolate, que es un excelente aliado contra la ansiedad siempre que comas la cantidad correcta.

De todos modos, lo que expliqué más arriba es una base de lo que tú puedes hacer a lo largo de la dieta. Entre líneas te dije que debes:

 

  • Evitar las carnes por las noches (sea de pollo, pavo, res, cerdo… ¡No importa!)
  • tratar de no consumir harinas (y muy poco de las integrales)
  • No beber alcohol (pero tienes libertad para beber infusiones)
  • Preferir las legumbres por las noches
  • Elegir postres bajos en calorías
  • ¡Y puedes comer chocolate!

 

 

Intenta esto durante la semana hasta llegar al domingo. Allí podrás comer un solo plato de pasta, o una hamburguesa con tocino (sin las papas fritas), o dos porciones de pizza de la que más te guste. Si no se te antoja algo salado y quieres algo dulce, puedes comer una deliciosa copa de helado con tus sabores favoritos o una porción de brownie con helado de crema. Si te permites estos gustos, procura comer liviano a la noche. ¡Y no hagas trampa! Un gusto por semana es suficiente. Cuando logras tu meta podrás aumentar a dos o máximo tres.

 

¿Y qué hago si me estanco en el peso?

Puede pasar que a veces caigas en la tentación y hayas comido de más, es allí cuando puedes optar por utilizar pastillas para adelgazar naturales, como es el caso de los suplementos de Garcinia Cambogia. Estas pastillas son ideales para complementar con la dieta, ya que al ser naturales no tienen contraindicaciones de ningún tipo y podrás usarlas con total confianza.

En mi caso, he logrado grandes resultados con este tipo de alimentación en mis pacientes. Incluso, pueden ir a cumpleaños y comer una porción de pastel siempre que respeten el plan, sabiendo que es mejor optar por proteínas, verduras y frutas, antes que por cualquier producto procesado.

¡No tienes excusa! Prueba esta dieta gratis que he preparado para ti y cuéntame cómo te ha ido. Verás que tu cuerpo responderá de manera asombrosa.