Atención vegetarianos y veganos: ¡bajar de peso nunca resultó tan fácil!

Si optaste por alimentarte de manera natural, sana y, por sobre todas las cosas, libre de crueldad hacia los animales, entonces esta nota está hecha a tu medida. ¡Deshazte de esos kilos de más y sigue los mejores consejos para llevar una dieta vegetariana para adelgazar sin culpas!

Si ya comenzaste a alimentarte sin consumir carnes o derivados animales, puede que hayas cometido algunos errores que te hayan hecho aumentar de peso, como por ejemplo el más común de los errores: comer demasiados cereales y harinas. Y es que las galletas veganas son una delicia, ¿y a quién no le gusta el arroz? Pero ahora sufres el haber aumentado y estás buscando una dieta para adelgazar esa molesta barriga.

Tristemente todos esos alimentos lo único que lograron fue que aumentaras esos kilos, muchas veces reteniendo líquidos y perdiendo vitaminas y minerales. Por otro lado, puede que hayas iniciado un tipo de alimentación vegetariana o vegana ya estando con unos kilos de más. Volvemos al mismo problema: ¿qué comer que no sea una ensalada y unas porciones de fruta?

Si buscabas sobre cómo adelgazar llevando la dieta de tus principios, no busques más. ¡Verás que no es tan difícil si sigues este plan!

¡Pero antes de empezar! La palabra clave para perder peso, además de “alimentación”, es “ejercicio”. Debes hacer algo de movimiento para mantener tu cuerpo saludable. Si quieres saber qué puedes hacer para no gastar tanto tiempo y dinero en gimnasios, esta nota te servirá mucho.

 

Desayuno

Puedes empezar la mañana con una porción de frutas y avena. Una receta muy buena para llenarte de energía es el porridge , una comida de origen inglés que se realiza con avena, frutas y lo que tú quieras. Si eres ovolactovegetariano puedes consumirla con leche, si eres vegano, con leche de almendras, coco o la que prefieras. Otra opción es utilizar chía en lugar de avena ¡Delicioso!

 

Almuerzo

Para el almuerzo nada mejor que algo abundante y nutritivo, ya que necesitas continuar con las responsabilidades diarias y necesitas energía extra.

Un buen plato de guisado de lentejas es lo ideal. Las lentejas, como muchas otras legumbres, aportan muy buenas cantidades de hierro, y necesitarás de mucho si has optado por seguir una vida “cruelty free”.

Puedes hacer este guisado con verduras de tu preferencia: zapallito o calabacita redonda, cebollas, zanahorias, uno o dos dientes de ajo y hasta papas. Si, aunque no lo creas, la papa no engorda, como ya se ha investigado , así que puedes comerla con confianza.

A éste y otros guisados puedes agregarle soja texturizada fina o gruesa si es que extrañas la sensación de comer carne. Y si eres ovolactovegetariano puedes terminar la cocción agregando una o dos cucharadas de queso crema desnatado o queso para rallar de bajar calorías.

Por último, y esto no es un dato menor, puedes tomar 20 minutos antes del almuerzo un suplemento de Garcinia Cambogia para quemar grasas más rápido de forma natural.

¿Y qué es la Garcinia Cambogia? Es un fruto proveniente de Asia que se ha utilizado durante generaciones como antiinflamatorio y antiséptico, pero que desde hace unos años se descubrió su poder quemador de grasas, supresor del apetito y regulador del azúcar en sangre y el colesterol malo.

Por supuesto que no cualquier pastilla de Garcinia Cambogia es completamente natural, aunque muchas marcas digan lo contrario. Por eso asegurate de usar un producto que puedas constatar en la etiqueta que es 100% natural. En esta nota hay un estudio sobre una marca reconocida a nivel mundial que puede ayudarte sin contraindicaciones.

Otra buena opción para almorzar es soja condimentada con hierbas aromáticas y limón, acompañado por dos cucharadas soperas de arroz yamaní y zanahoria, tomates rojos, pimientos y ajíes en la cantidad que gustes, crudos o cocidos.

De postre puedes optar por una manzana o un pomelo.

 

Colación por la tarde

Si llegó la tarde y aún falta bastante para la hora de la cena, nada mejor que un refrescante batido de leche o leche de avena, coco o soja y fresas o duraznos. También puedes hacerlos con el jugo de una sola naranja y medio vaso de agua.

Otra opción es un yogur (que también puede ser de soja), y una fruta: 2 rodajas de piña, 1 mandarina grande, 1 manzana verde o una rodaja de melón de dos dedos de ancho. Si el yogur trae cereales o granola no las consumas, ya que debes tratar de bajar la cantidad de carbohidratos que consumes (fueron ellos justamente quienes te ayudaron a engordar).

Por último, si nada de esto te convence, un rico té rojo endulzado con stevia o miel y un puñado de frutos secos (8 maníes enteros sin sal, 4 castañas, 5 almendras y 3 nueces enteras) son excelentes para saciar el apetito y obtener grasas buenas para el corazón.

 

Cena

La cena es el momento idóneo para consumir ensaladas y poder ir a dormir liviana y sin problemas. En éste caso, las ensaladas vegetarianas no van a variar ni diferenciarse de otras ensaladas típicas para adelgazar, sin embargo podemos darte muchas ideas para aprovechar y probar cosas diferentes.

Y como comentamos al momento del almuerzo, es en la cena en donde también puedes incorporar un suplemento natural de Garcinia Cambogia, para reducir el apetito y acostumbrar al organismo a sentirse mejor.

Para cenar puedes optar por hervir dos papas chicas o una papa grande, un huevo, y ubicarlos en tu plato junto con dos tomates chicos y una cebolla mediana cortadas. El aliño lo puedes realizar con una cucharadita de postre de aceite de oliva o girasol, sal, pimienta y limón a gusto.

Otra opción es una ensalada de lechuga, zanahorias, pimientos, garbanzos, semillas de chía y girasol y aliño a gusto.

Postre: una pera.

Como ves, las opciones son sencillas y llenas de sabor. ¡Así que ánimo! Prueba hacerla una semana y comprueba como no sólo bajas de peso sino que estás más sana que nunca.

Leave a Reply